Buscar en Inculto

Sunday, May 14, 2017

"The dark's not taking prisoners tonight" ("Vessel", Twenty Øne Piløts, 2013)

Twenty Øne Piløts es un dúo de rock nacido en Ohio por 2009, y conformado hoy día por su fundador Tyler Josesph (piano, ukelele, voces) y Josh Dun en batería. Sí,  parte de la banda sonora de esa película espantosa que es "Suicide Squad" es de Twenty Øne Piløts.

Ni en mil años se me hubiera ocurrido escucharlos si no hubiera sido por Emi Castro, a quien agradezco haberme mostrado "Gonner", ese desgarrador final del álbum "Blurryface", de 2015. La banda hace rap, hip hop, rock acústico, reggae, electrónica, pero todo a la vez. No se vayan, que les conviene quedarse.

Las canciones están fuertemente basadas en la poesía. Si Tyler hace rap es "porque las letras le quedan demasiado largas". Esas letras están llenas de ironía, humor y desesperación, que es la materia del rocanrol. Y es una banda de las que hay que escuchar, como tantas, porque es una banda joven, y aunque uno no pueda evitar envejecer, eso no es una excusa para no correr. El rock es joven o no es.

"Vessel" es álbum debut de la banda. Si uno no hubiera escuchado "Blurryface" (2015) diría que se gastaron todo en el primero. Pero no. Es un álbum con una estructura cuidada y creciente, sin monotonía, totalmente contínuo.
El álbum empieza fuerte arriba con "Ode to sleep", con acordes inquietantes y donde de un rap furioso deja lugar a una cancioncita saltarina que deja lugar a una melodía rockera.
Sigue "Holding on to you",  que no creas que vas a estar bailándola todo el tiempo, porque se desespera.
El tercer corte se llama "Migraine", donde se siembra un dolor.
Y entonces llega esa preciosa pesadilla que es "House Of Gold", de la que solamente diremos que es una de las canciones más bonitas y tristes que hemos escuchado últimamente.
"Car Radio" dice "sometimes quiet is violent". Y explota sobre la mitad. Es hermosa.
 La que sigue, "Semi Automatic", esa joya.
I'm semi-automatic
My prayer's schyzophrenic
But I´ll live on, yeah, I´ll live on.
La séptima canción es "Screen" , que a ritmo de reggae dice "We´re broken people", mientras suena un pianito risueño.
Un piano, una sola nota. No te voy a llamar tarde, no voy a caerme en pedazos, no voy a compartir mis demonios con vos. Pero quedáte esta noche: "The Run And Go". Pero quedáte esta noche.
Con "Fake You Out" podremos bailar pero nunca salir de la melancolía como quería Serú. No se puede.
Vamos llegando al final del álbum con "Guns For Hands", que es preciosa y anuncia un final. Al menos cuando uno la escucha en el contexto del álbum. Es electrónica, acelera y acelera, hasta que ¿Reggae? Sí. Qué maravilla.
"Trees" es la penúltima canción. Teníamos que llegar hasta aquí para ver que hasta ésto podía darnos la banda en un sólo disco. Qué cosa más lindísima.
El álbum termina con "Truce". Ese lamento solitario.

Hay que esuchar "Vessel" muchas veces. Aquí debajo, el stream del álbum comleto. Hay que darle mucha oreja. No cuesta nada, la verdad, porque es dulce y cruel como algunas sonrisas. Lastima y alegra. Acaricia y golpea. Es rocanrol.

Abrazos.


Post Scriptum: Gracias Emi por acompañarme a ver a Divididos, por acompañarme con la guitarra, por acompañarme en el descubrimiento de más y más música. Te quiero.

No comments:

Post a Comment