Buscar en Inculto

Thursday, January 28, 2016

"No More Tears" ("The Best Of Drugstore", Drugstore, 2013)

Me acabo de enamorar.
Llegué de la mano de Thom Yorke a esta banda inglesa liderada por la brasilera Isabel Monteiro. Llegué porque buscaba para cantar "El President", por aquello de que hacía tiempo, bah, era un buen momento ahora. Y aquí escucho los himnos escritos y cantados por Isabel, y me acabo de enamorar.

Abre  "Devil", esta maravilla:

I saw you loss young girlsAnd every single one you could lay your hands on


Clic en la letra de arriba para escuchar.



A ver. Es un disco recopilatorio con veintiún temas de "Drugstore". Y si bien "El President" es el segundo, yo me empecé a enamorar en "Alive":

I don't mind if the clock if turning / I'm going to the other side / You either die or you keep on burning alive / Die on burning.

Y así. Y así.  Clic en la letra de arriba para escuchar. Y acá nada menos que por Jeff Buckley. Todos de pie:
https://www.youtube.com/watch?v=0yR8d4CGrA8&index=5&list=RDxqwyeTYGxgU

Cuidado a las letras de Internet. Dice "Die on burning". No dice que se esté quemando. Dice otra cosa mucho más terrible.

Supe que estaba enamorándome, por experiencia, en "I Know I Could".

Let the whole world crash down on me / And let the curtains rise / 'Cause I could do so much harm / I could do you no good / I'll leave a stain in your heart / I would / Yeah, I'm gonna mess up your life / And make you forever blue / 'Cause I could hurt you / I know I could / I know I could

Clic en la letra de arriba para escuchar.

Y ya estaba enamorado, por experiencia lo supe, en "Navegando". En "No more tears" ya estaba a su merced.

"I´ve finally found a way out of these chains / I ain't having no more tears / And no more pain"


Clic en la letra de arriba para escuchar.

¿Qué puedo decir del resto? ¿Que lo escuché solamente dos veces y no puedo más de amor? "Wayward daughter", "The Party Is Over", "The Funeral", "Say Hello". Así son los amores, de no verles más que dulzuras. Pero se me hace a mí que... Se me hace lo que se me hizo de cada amor. Les suplico que vayan a la tienda y se compren el disco. Vayan a Spotify o Apple Store o BandCamp y compren el disco. Quiero que estén igual de enamorados que yo.

Quiero volverte a escuchar por primera vez.
No more tears.

Abrazos, abrazos y abrazos.





Friday, January 15, 2016

Dios los cría, la nieve los amontona. ("The Hateful Eight", Tarantino, 2015).

Para empezar a agarrar por algún lado esta película, aclaremos que aún seguimos presos del encantamiento. La octava peli de Tarantino es, cómo no, otro western. Filmado en ultra panavision, opresivo a la manera de "The Shinning", y por supuesto pródigo en referencias. Está dividida para vuestra comodidad, según se quiera ver, en dos, tres, seis u ocho partes. Eso solamente en cuanto a las historias que van a terminar por conformar una sola historia de la que ya nos podemos imaginar el desenlace.

Una tormenta de nieve va empujando a un grupo heterogéneo compuesto por sospechados cazarrecompensas, probables agentes de la Ley, posibles forajidos, supuestos héroes de guerra y personajes de laya similar, hacia un refugio en el cual la historia de cada uno se va a ir descubriendo en la medida en que sus desarrollos se entrecrucen. El guiso se cuece con un ritmo pausado, durante el cual los duelos y disparos son obra y gracia del verbo. Y he aquí a los actores, a los que cantamos loas en el siguiente antojadizo orden, puesto que se van adueñado de la película uno a uno: Jennifer Jason Leigh, Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Walton Goggins, Tim Roth, Bruce Dern, Michael Madsen y Demian Bichir. El guiso está hecho de odio racista, rencor de posguerra, violenta misoginia, xenofobia, venganza y esas cositas. Cuando el guiso va a hervir, pasando por escalones crecientes de temperatura y sin que llegue a explotar, se concentra y se hace más y más sabroso... Y he aquí que han pasado noventa minutos, nada más. Queda para raspar la parte que más pica.

Aplaudimos a continuación a la música de Su Majestad Ennio Morricone. Y es el turno de la fotografía de Robert Richardson. Y al arte de Edelberg, Johnson y Rosemary Brandenburg. Y al genial John Dykstra que siempre se hace vital en los últimos minutos.

Muy bien. Hemos escrito algo sobre este octavo viaje a la cabeza de Tarantino, con quien confirmamos nuestros votos de amor eterno. Un poquito de asco nos damos, porque nos quedamos muy cortos, pero a quién le importa si el día nos trae otra oportunidad de volver a esa cabaña llena de humor y odio, en la cual se adivina la halitosis que solo mengua el brandy, en la que pronto no va a oler más que a sangre y pólvora, en la que toda historia va a tener la trascendencia de un balazo.

Abrazos.


Thursday, January 14, 2016

Alan Rickman

Todo el mundo de pie para despedir al enorme, enorme y amado Alan Rickman.
Estamos tristes. Y nada más.




Abrazos