Buscar en Inculto

Thursday, November 19, 2015

"Real or Not Real?" ("Sinsajo Parte 2", Francis Lawrence, 2015)

Vas a hacer todo lo que esté en tu mano por lograr que se haga justicia. Vas a salir muy lastimada. Vas a ser un poquito feliz, aunque te duela todo. Vas a terminar poniendo puntitos en el debe y el haber, a ver si ha valido la pena, mi hermosa y sufrida Katniss Everdeen.

Fuimos a verla en preestreno, porque hay menos gente que se tome selfies durante la película.

"Los Juegos del Hambre - Sinsajo Parte 2" viene finalizar esta historia de una revolución, que le reclamábamos a la primera entrega. Todo se nos ha dado. La película es bella, impecable, conmovedora. Tiene unos ritmos internos absolutamente arrobadores, como Jennifer Lawrence. Jennifer es una enorme, enorme actriz. Qué decir de los demás, de todos los que han pasado y de los que nos estamos despidiendo con una punzadita de tristeza, como se despiden los amigos que se quieren. 

Este párrafo es para nuestro amado Philip Seymour Hoffman, el inmortal Plutarch Heavensbee. Te vamos a abrazar mucho un día, más tarde que temprano, esperamos.

Arrancamos donde habíamos dejado a Katniss, y la vamos a seguir en su permanente conflicto con las imposiciones, vengan de donde vengan. La vamos a seguir hacia la invasión del agonizante Capitolio, siempre en el ojo de la cámara, haciendo de Sinsajo en ese juego que empezó como un sangriento reality show, continuó como propaganda revolucionaria y terminará con la guerra transmitida en tiempo real. El rol de los medios audiovisuales, la necesidad de transmitir primero, la búsqueda del golpe de efecto. El discurso, la manera de mostrar, el ángulo, la manipulación de los hechos y la manera en la que se muestran. Todo eso hay, para quien quiera verlo. Y muchísimo más. 



Diremos que la fotografía y el 3D son preciosos. En general "Sinsajo 2" es oscura, y solamente se ilumina para mostrar lo espantoso y lo sublime. Diremos que la historia sentimental se hace más pasable, porque está en segundo plano, y es obvio que Katniss Everdeen solamente puede quedarse del lado de la lealtad. Diremos poco más, pero diremos:

Adiós, Haymitch (Woody Herrelson). Tomémonos una cerveza o cien un día de éstos. Adiós, Peeta (Josh Hutcherson), siempre supiste convencernos de que eras leal y valiente. Adiós, Gale (Liam Hemsworth), tuviste tus momentos. Adiós, Finnick (Sam Claflin), supiste ganarte nuestro aprecio gracias a tu irrenunciable amor. Adiós, Primrose Everdeen (Willow Shields), no podrían haber elegido otra actriz. Adiós, Snow (Donald Sutherland) y Alma Coin (Julianne Moore): las dos caras del Poder intentando destruirse una a la otra. Adiós, queridísima Effie Trinkett (Elizabeth Banks), uno de los personajes más entrañables y necesarios para mostrar la naturaleza del Capitolio. Adiós, Jena (Johanna Mason), bella, enloquecida y enloquecedora. Adiós, Plutarch Heavensbee (no queremos decirte adiós).

"Pasaremos el momento de la hermandad y la comprensión mutua, hasta que nuestra desmemoria y nuestro afán de autodestrucción nos lleven de nuevo a cometer los errores del pasado. Pero tal vez, esta vez habremos aprendido algo". 

Quisiera volver a no saber para disfrutar en plenitud de lo que viene. 
No se puede. 
Y así es como Los Juegos del Hambre llegan a su fin. Tres dedos en alto y cuatro notas musicales.

Final.

Post Scriptum: Gracias, gracias y mil gracias, Camila, por haberme mostrado este mundo y por haber sido la tuya la primera voz que oí pronunciar la preciosa palabra "Sinsajo". Te quiero, Katniss Everdeen.

Monday, November 2, 2015

Slasher recargado ("It Follows", David Robert Mitchels, 2014)

"Está detrás de tí" se llama  por estas tierras "It Follows", esta excelente ópera prima de David Mitchels. Se le notan a la peli los vicios de la obra primera, esa donde el cineasta quiere meter los recursos clásicos de la cámara, tal vez un poco en demasía. Así y todo, se logra la sorpresa y se logra el miedo sin necesidad de ser condescendientes. Y aunque a veces se hace un poquito larga en el exceso, está muy ajustada a la hora de mostrar y de no mostrar.

En el "slasher", un grupo de adolescentes, nucleado alrededor de una chica, es perseguido por los monstruos del pasado que son, siempre, los pecados de sus padres. Los chicos van siendo eliminados en un orden más o menos previsible y sangriento. Tanto los pecados del pasado como los monstruos que los vienen a simbolizar suelen ser bastante pobres por lo obvio, y todo suele explicarse hacia los dos tercios del metraje. Aquí, no.  Dependiendo del presupuesto del film, las manera en que los chicos van siendo eliminados es más o menos creativa. Aquí el presupuesto es muy ajustado, de modo que hay que hacer algo diferente.

A un comienzo soberbio, con un plano secuencia con travelling circular de libro, donde una chica de piernas flacas huye de no se sabe qué, le sigue un desarrollo inteligente que respira realismo. Véase la secuencia donde los chicos planean su tarde de ocio aburrido y vacío viendo películas viejas. Véase a la madre en segundo plano, bebiendo a las seis de la tarde mientras habla interminablemente por teléfono. Abandono, desidia, mediocridad, la resignación temprana ante la negación de los sueños juveniles, todo pide a gritos que suceda algo que le exprima un poquito de interés a la vida.

Escenarios donde reina el abandono y la decadencia de una clase media trabajadora que se conforma con lo que le toca en suerte, y el frío de los ladrillos desnudos de casas que alguna vez quisieron ser prósperas. El monstruo que te persigue toma la forma de aquello que amás, y lo que amás, en ese escenario en lo que nada importa ni subsiste demasiado, es mutable y superficial.

Es éste el eje de la película de Mitchel, que cuenta con un reparto de excelentes jóvenes actores: Maika Monroe (Jay), Lili Sepe (Kelly), Olivia Luccardi (Yara), Daniel Zovato (Greg) y Jake Weary (Jeff). Ojo a Maika Monroe, que se lleva puesto el personaje sin estridencias previsibles. Destacamos la dirección de arte de Joey Ostrander y la cruda fotografía de Mike Gioulakis ("John dies at the end"). Técnicamente impecable, salvando con talento el escaso presupuesto, dramáticamente triste y deliciosa, narrativamente precisa, "It Follows" nos deja un regusto agridulce, porque nos muestra que a la monotonía la interrumpe el horror más veces de lo que quisiéramos.

Abrazos.