Buscar en Inculto

Monday, September 28, 2015

"Te perdono. ¿Me perdonas?" ("Hannibal" - Bryan Fuller - Temporadas 1 y 2)

Este es un post para frikis. El que avisa no traiciona.

"Hannibal" es una serie basada (muy, muy basada) en los personajes creados por Thomas Harris para su novela "Red Dragon". Vas a encontrarte además con elementos y personajes de las novelas "Hannibal", "Hannibal Rising" y "The Silence of The Lambs". En todas estas novelas, el causante del sufrimiento se llama Hannibal Lecter: mi monstruo favorito. Y el tuyo, lo sé.

Lo que en las adaptaciones cinematográficas se ha llevado con mayor o menor acierto, en la serie de Bryan Fuller alcanza el clímax y, así y todo, sigue sorprendiendo. A quienes sabemos quién es, por ejemplo, Esther Mofett, nos sigue sorprendiendo. A quienes pensábamos que no había Lecter sin Hopkins, Mads Mikkelsen nos ha dejado calladitos la boca. A quienes siempre hemos despreciado en el fondo a Will Graham, Hugh Dancy no nos decepciona (perdón, Ed Norton y William Petersen). Y si para vos, como para mí, Freddie Lounds era el inmortal Philip Seymour Hoffman, verás que el cambio no está nada mal. Ojo, el Lecter de Bryan Cox en "Manhunter" (la primera adaptación de la saga Lecter, dirigida por Michael Mann) era sublime, pero era un Lecter preso, como el de Hopkins. Preferimos a un Lecter libre.

Lecter es (más allá de Mischa y aquellos acontecimientos) el Demiurgo, el hacedor del caos, la causa primera de lo que sangra. Es, por todo ello, pura belleza y buen gusto. "Hannibal" es una serie barroca en sus imágenes y sus guiones, escritos evidentemente por personas que han entendido a la perfección de qué se trata la cosa. Es una serie que, como el Dr. Lecter, aborrece la vulgaridad. Y ama el buen beber y el buen comer. Cada capítulo lleva por título el nombre de un manjar. Es una serie llena de sangre y vísceras, de literatura y música. Es malvada y mortal como una mujer increíblemente hermosa: ¿Por qué Will Graham rescata perros vagabundos? Ya lo sabrás, Mason Verger. Ya lo sabrás.

La segunda temporada se cierra como cierra la novela (no la película) "Hannibal". Y se abre, porque faltan Francis Dollarhyde, Clarice Starling, el Inspector Pazzi, Lady Murasaki, la cabaña y Mischa, donde todo empieza. Ein Männlein steht im Walde ganz still und stumm. Falta mucho por contar, y eso siempre es una suerte.

De manera que sentémonos a la mesa. Usted aquí, por favor. Escanciemos el vino con lentitud para poder apreciar su viscosidad y su color. Regocijémonos con el aroma de las frutas recién cortadas y de las especias frescas. En esta casa, los personajes tienen un desarrollo lento y exquisito. Escuchemos la música y admiremos la belleza de la vajilla.
La carne está en su punto.
Siempre.

Abrazos

Post Scriptum: Obra en mi poder este perfumado objeto, que una maravilla de maravillas me ha regalado.

Te quiero, Clariiiiiice....

Saturday, September 5, 2015

"El default que no fue". ("Amenazados - El Miedo en la Economía" - Alfredo Zaiat - 2015).

Los sábados en casa empiezan con pajaritos desde hace muchos años ya. Y con el editorial de Alfredo Zaiat en su programa "Cheque en Blanco", que se emite por Vórterix. Zaiat escribe sobre economía en "Página /12", y es un gusto verlo de vez en cuando en la TV Pública, revisar sus editoriales y mirar cómo discute con otros economistas despojado de la túnica de gurú. Desde hace muchos años, también, viene sosteniendo una concepción política de la Ciencia Económica, deconstruyendo la imagen alquímica de los procesos económicos, de los actores de la economía y de los economistas. Todo esto con análisis cuidadosos, documentados y contextualizados.

Luego de haber leído "Economía a Contramano", uno esperaba en "Amenazados" una especie de actualización, a la luz de la evolución de la política argentina y mundial. Por suerte, no es así. Zaiat habla en su último libro acerca de cómo el poder real crea demonios, los instala como protagonistas y los utiliza para llevar agua a sus múltiples molinos. Zaiat pone como protagonistas en cada capítulo a los hechos contrastables (y vividos) de los procesos, exponiendo las variables duras a la luz de sus causas, y midiendo con mirada amplísima sus efectos. Zaiat ha evolucionado enormemente, también, como escritor: su relato fluye y funciona muchísimo mejor, se lee sin esfuerzo y permanentemente atrapa como una novela. Pero, claro, no es una ficción. El Capítulo 6, acerca de las corridas cambiarias, está contado en tiempo de cine, con sus aceleraciones y sus pausas, con ritmos internos que cuentan una historia que nos tuvo en vilo durante meses. Los criminales son desenmascarados desde el principio, pero lo que importa es el devenir, como en las buenas ficciones.

"Amenazados" es un libro excelente, muy bien escrito y documentado. No renuncia al lenguaje formal, que se nos hace familiar a poco de empezar. Es un hecho periodístico potente y un hecho literario agradable. Hay que leerlo, porque cosas así no abundan incluso hoy en día, cuando cualquier idiota escribe un libro.

Abrazos.