Buscar en Inculto

Saturday, November 29, 2014

"Feeding the Hole" ("Romeo is bleeding" - Peter Medak - 1993)

Nueva York, a mediados del final del Siglo pasado. Jack Grimaldi (Gary Oldman) es un policía corrupto que tiene un negocio redondo: juega para la mafia avisando dónde y cuándo, y a cambio obtiene un gordo sobre con sesenta y cinco mil dólares -tax free- por cada chivatazo. La voz de la conciencia de Jack está en plena consonancia con los actos que realiza, motivo por el cual goza (Jack) de una paz espiritual envidiable. El juicio moral no está puesto en si lo que hace está bien o está mal. La conciencia elabora a posteriori, cuando las cosas ya se han escapado completamente de cualquier control.

A Jack le encantan sus mujeres, y las quiere a todas. En la película vemos a Sheri (Juliette Lewis), a su esposa Natalie (Annabella Sciorra, aquella promesa) y a la bella y malvada carnicera Mona (Lena Olin), pero sospechamos a muchas más. Pero una cosa hay que decir: aunque al parecer cada amor va arrastrando a Jack a un sin salida previsible, sangriento y doloroso, se trata del afán de elegir siempre y consistentemente el camino obviamente equivocado, lo que termina desencadenando no uno sino centenares de conflictos imposibles de manejar por un Romeo cegado de estupidez. Como dice Jack en off cuando tal vez es demasiado tarde: "Lo malo del amor es que te posee a vos".

Sherri


"Romeo is Bleeding" ("La sangre de Romeo" o "Doble Juego" según se esté acá o acullá) es un policial negro que en su momento fue opacado por títulos como "Forrest Gump" o "Pulp Fiction", y entonces pasó directamente (al menos para quien esto escribe) a una estantería de videoclub donde quien esto escribe tuvo la fortuna de trabajar. Es un decir, trabajar, pero hoy un videoclub se me antoja un anacronismo. No importa. Decía que esta película marcaba la cumbre de Gary Oldman como el inmenso actor que es (y que veríamos al poco tiempo repitiendo un papel parecido en "The Professional" de Luc Besson), y que hasta el día de hoy sigue demostrando ser.

Mona
Decíamos: Jack Grimaldi mantiene turbias y diferentes relaciones con tres mujeres turbias y diferentes. A su vez, trabaja para la policía de Nueva York y para la mafia. El pluriempleo no es buena cosa cuando a uno no lo dejan concentrarse, cuando uno es tan de vivir el momento. Y es así como de ser un peón en un juego de grandes, Jack se ve forzado a tomar decisiones, cosa que no es su fuerte. Cada decisión, desde este lado de la trama, se antoja evidentemente estúpida. Pero es el caso que cada decisión es verosímil si uno es Jack Grimaldi.


Natalie

La película tiene una dinámica veloz, circular, concéntrica, como mandan los cánones, porque uno nunca sabe por qué pero termina enredado en las mismas trampas una y otra vez.  No falta el relato en off, ni se ahorra en jazz ni en sangre. La secuencia de Lena Olin esposada en el auto no puede más de desesperante. Vamos a ver aparecer a Ron Perlman en un papelito corto y muy bien hecho, vamos a ver a Will Patton y a James Cromwell en deliciosos papeles secundarios, y vamos a enamorarnos y a llorar por Juliette Lewis y por Anabella Sciorra.

Diremos que Peter Medak ha sabido estar al frante de otras cosas, pero entre todas ellas uno se queda con el episodio "Peekaboo" de la serie "Breaking Bad", de la cual ya hablaremos (y será pecado).

La prótesis de Mona Demarkov
Me quedo para la despedida con eso de que "El infierno es saber que uno debía irse, y no haberse ido". Porque esas son las malas decisiones: tenés que irte, sabés que debés irte, incluso sabés adónde deberías irte, pero no te vas.

Entonces ¿Qué hacemos?

Abrazos

Tuesday, November 11, 2014

"White is not my color this evening" ("Haxel Princess" - Cherry Glazerr - 2014)

Cherry Glazerr es una banda de rocanrol californiana que me encontré buceando en la música de una película de James Wan. No se puede creer. Los primeros acordes y parece que retrocediéramos cuarenta años, cuando aún no escuchábamos ni siquiera nada.

El segundo disco de estas chicas se llama "Haxel Princess" y no tiene desperdicio. Se trata de una cosa que parece hecha al descuido, con una mezcla que te acerca al estudio, con una voz que te enamora en cada grito. Las letras apenas si se escuchan. Ojalá que nunca cambien esta mezcla espantosamente sucia, un punk rabioso con fortísimas reminiscencias psicodélicas. Una maravilla.

Arranca con "White's not my color this evening",  una cosa que empieza con aires de sesentas y se transforma en un punk furioso. Qué lindas cosas que hace la juventud.
El segundo tema se llama "Cry baby", para seguir rompiendo cosas. "Grilled Cheese" es el tercer tema, tal vez mi preferido, una dulzura que se derrite. Sigue "Haxel Princess", que dura lo que debe durar, porque es monótono a propósito pero con un solo de guitarra que te parte el esternón. "Glenn the Daugh" es una balada cortísima y muy triste que desciende hacia "Sweaty Faces", música de garage mal. "All my Friends" es su continuación, hacia una potentísima "Bloody Bandaid" que parece que la hubiera hecho el mismísmo Syd Barrett. Seguimos con "Teenage Girl" y terminamos con "Trick or treat dancefloor" que se diluye.

Pero mi versión del disco termina con el cover de Tiny Tim, "Tiptoe Through The Tulips", que Cherry Glazerr hace para la tercera parte de la película "Insidious" (las dos primeras de James Wan, la tercera de su creador, Leigh Whannell). Un tema raro en esta cosa rara de la oscuridad detrás de la puerta y del sol detrás de la muerte. Aquí está Tiny Tim cantando su  "Tiptoe Through The Tulips" tal como se escucha en "Insidious" mientras se te pone la piel de gallina.  Los idiotas se ríen de lo que temen.

Porque Cherry Glazerr es Insidious y es psicodélica, y le agradecemos a la música estas voces y estas ganas de desangrarse en una ficción, en un artificio, en una mentira, en un minutito de alegría y de horror y de final. Final. Final. Eso de la felicidad.

Acá se puede escuchar a Cherry Glazerr. Cuidado que enamora.
http://cherryglazerr.bandcamp.com

Abrazos