Buscar en Inculto

Thursday, March 28, 2013

"You've ever think you're nothing?" ("Muriel's Wedding", P.J. Hogan, 1994)

Muriel (Toni Collette) se quiere casar. No es que tenga novio ni que esté enamorada de alguien en particular. Quiere casarse. Quiere vestir el vestido, calzar los zapatos, caminar hacia el altar. Porque si se casa, va a ser otra persona que no sea ella, esa horrible persona a quien tanto odia. 

"La boda de Muriel" o "El casamiento de Muriel" es una comedia divertida e inteligente, impecablemente filmada por este señor Hogan, quien unos años depués filmara la más flojita "La Boda de mi Mejor Amigo". Muriel es muchísimo más negra, expresiva y potente. "Muriel" es más valiente y más atrevida. "You're terrible, Muriel". Acompaña a Collette la lindísima Rachel Griffiths (yo la recuerdo de "Six Feet Under"), en un papel bonito y difícil. 


La peli, hoy por hoy, puede mover un poquito a la ternura o a la condescendencia durante los primeros diez minutos. Es de lo más kitsch, desde muchos puntos de vista. Después del momento "Waterloo", uno se rinde. 

Muriel es inocente, crédula, egocéntrica, egoísta e impiadosa. Los personajes y las situaciones empiezan a llegar a una sordidez que lastima. El vestuario es increíble (Terry Ryan) - Increíble la compenetración con las situaciones. Estas cosas parecen fáciles pero no lo son.
"Muriel's Wedding" es una muestra también de porqué a veces el trabajo de cámara debe apegarse sólidamente a la ortodoxia y limitarse a narrar. Considérese dicho lo mismo del montaje. Hay contrastes tristes y preciosos. Después, probablemente la miseria. A quién le importa.

Abrazos

 

Tuesday, March 19, 2013

"I love you, Marge" - "I love you, Norman" ("Fargo", Joel Coen, 1996)

Jerry (William H. Macy) es un pusilánime insoportable que tiene problemas de dinero y un suegro con plata. Visto en estos aprietos, contrata a dos tipos torpes y violentos para que secuestren a su mujer, y así beneficiarse con el rescate.

A partir de este setup de noticia policial de octava página, Joel y Ethan Coen construyen una película acerca de las relaciones de dominio y sometimiento, del respeto y de la lealtad. Una película divertida, compleja y ramificada en esos sentidos triviales y a veces sórdidos por donde devanean los Coen sin perderse jamás.

"Fargo" es un filme lleno de nieve y de lugares cálidos, y vamos a ir pasando de un sitio a otro siguiendo a la absolutamente fabulosa Frances McDormand, que es una policía y una mujer de Ley. El cuadro inicial: Norman ha preparado el desayuno y sigue comiendo mientras Marge se va a trabajar. El encuadre tiene un exterior a la derecha y un interior a la izquierda. La escena es simple, y es que es tan difícil y hay que ser tan buenos para obtener la cruda verosimilitud que siempre logra la cámara en manos de los Coen. Además esta escena avisa por dónde nos vamos a mover, porque en "Fargo" solo hay tibieza cuando Marge anda cerca.

El arte de "Fargo" respira vulgaridad y cuidado mal gusto. Ahí está la estatua de plástico de Paul Bunyan que no me deja mentir. El teléfono rosa, el tejido fucsia, el abrigo beige. La fotografía es jugadísima, el montaje impecable. Y por otra parte me da la impresión de que los Coen además de tener arte y oficio, entienden la vida y a los personajes como pocos. Y así les sale. Marge no entiende, pero no le importa demasiado. Qué linda es.

Por último, una advertencia. Cuidadito, cuidadito. La furia desatada de un pusilánime, de tanto que se odia, resulta una sustancia altamente peligrosa.

Abrazos.

Thursday, March 14, 2013

"Then It All Went Wrong" ("Les Misèrables", Tom Hooper, 2012)

Cosette vive en una burbujita y está enamorada. Marius está enamorado y vive en una burbujita.
Javert vive en una burbujita y está enloquecido. Valjean vive de burbuja en burbuja. Gavroche no alcanza ni a vivir.
Fantine. Fantine. Fantine. Fantine.



"Los Miserables" es una novela de Víctor Hugo que cuenta la historia de una redención, de un rescate, de una revolución, de abandonos, de claudicaciones y de varias obsesiones. Es una novela larga, que se puede leer cuando uno tiene o mucho tiempo o muchas ganas.

La película de Hooper es una adaptación del musical basado en la novela. Es un musical de tres horas de duración donde se apuesta fuerte: un presupuesto abultadísimo, un casting bleeding edge y una campaña de márketing que te aplasta y te dan ganas de no ir. Pero bueno, se viene el viernes y te dicen que sí. ¿Cómo no vas a ir?

Fantine. Fantine. Fantine.

Y entonces empieza. Aflojá. Aflojá y mirá cómo se esfuerza Hugh Jackman, cómo trabaja. Aflojá. Ahí va. Ahí va. Si en algo hay que gastar, gastemos en ésto.

Hooper ha movido piezas y ha cambiado el musical para contar mejor la historia. En la película, lo central es la evolución de los personajes, y la revolución es un condimento. Más o menos. Porque la esperanza truncada de Gavroche, porque los ecos de la llamada desde la barricada, porque la lluvia que moja la pólvora, porque ni el tiro del final. Porque la película está muy bien.

"Think you're poor? Follow me!"

Fantine. Fantine.


Y todo es tan, tan retorcido. Y todo cuesta tanto, tanto y tanto. Y hay que remar tanto y tanto. Y tanto hay que remar, y tanto cuesta todo, Fantine, tanto cuesta todo. ¡Ay! Fantine, tu voluntad. ¡Ay! Fantine, tu sacrificio. ¡Ay! Fantine, no te me caigas, no te me caigas, Fantine. ¡Ay! Anne Hathaway, el paisaje más hermoso en estas tres horas de golpes al corazón.

Ojo que hay otras películas en cartelera. Y que también se puede ir a cenar, a bailar, a brillar mi amor,  a esconderse en un sucucho donde Cosette no se entregue, donde Gavroche se arrodille, donde Valjean no se salve, donde Javert no se arrepienta,  donde Fantine se rinda, donde el tibio te apuñale, donde el caracol se esconda, donde cantar sea en vano, donde la Muerte no sirva.
Vivimos tan solo porque queremos. De todo hay. De todo hay.

Fantine.



Thursday, March 7, 2013

"They took my hands". ("Darkman", Sam Raimi, 1990)

¿Quién me hace una peli de superhéroe sin historia prefijada por DC Comics? ¿Quién es capaz de hacerme una peli ridículamente buena, fantásticamente previsible, cómicamente trágica, tierna de tan inocente?

Sam Sam Raimi Raimi.

"Darkman" es una película protagonizada por Liam Neeson y una pelirroja bella, en la cual los malos son muy malos, y a los buenos la venganza les cuesta más que un ojo de la cara. Porque Sam Raimi siempre nos está diciendo: No hay empate. No se puede quedar a mano. Los justos pierden siempre.

Este hermoso y tenebroso (a la luz de las películas digitales del presente siglo, "Darkman" luce superficialmente bastante risible) thriller constituye otra lección de cine de parte de Sam Raimi. Es una película llena de pretensiones graciosamente logradas, con arduo trabajo, por supuesto. Y la verdad es que se nota. Es una película de libro. Los elementos que marcan el tiempo, los diálogos, las señales y los aconteceres en general hacen que el filme parezca un ejercicio. Y la verdad es que más veo el cine de Sam Raimi y más me parece que lo que está haciendo es un doctorado. (Y que se ha quedado solo solito, porque su advisor se muere de vergüenza y le da largas con la tesis).

Peyton (Liam Neeson) es un científico que está trabajando en injertos artificiales de piel. Por supuesto que tiene una novia preciosa e inteligente, que por supuesto olvida unos papeles importantísimos justo en el laboratorio de Peyton, para que vengan los malos y desaten el desastre. Con el rostro destrozado, Peyton alimentará un furioso huracán de venganza que no podrá rehacer ni su cara ni su vida ni su amor. Y en el camino perderá la sensibilidad e incluso la razón. Una maravilla.

Y hay quienes dicen que "Darkman" es ridícula.

La dirección y la historia toda, de Sam Raimi. Decide dónde poner la cámara: Sam Raimi. Los encuadres de cómic diez años antes de que los Wachowski compraran sus primeros pochoclos: Sam Raimi.

El asombro que se ve venir pero se disfruta: La transición de la bella, de novia a viuda en cinco segundos.

La bella novia: Frances McDormand.

Sí. Sí. Me parece hermosa, Frances McDormand. Me casaría con Frances McDormand. ¿Y qué?

Abrazos.