Buscar en Inculto

Saturday, March 31, 2012

"El útero te caga la vida" ("Angela's ashes" - Alan Parker - 1999)

Por ahí dicen los que saben, con esa soltura que sólo pueden permitirse los que saben, que Parker cae en la retórica visual. Supongo yo que hay teóricos que se contentarían con ver una película muda en la que, durante dos horas, se sucedieran fotogramas velados: Una pantalla negra y sin sonido, no vaya a ser que caigamos en la retórica audiovisual, válgame el Cielo.
Subiela no debe pensar así, claro. Ni Fernando Solanas. Ni Marcelo Piñeyro. Porque es el caso que los flojísimos y pretenciosos filmes de estos tres artistas no dicen otra cosa que "Cuando sea grande, quiero ser como Alan Parker."


Ésto dicho, "Las cenizas de Ángela" es la historia de una inmigración a la inversa. Es la historia de un regreso. Aquí, la Estatua de la Libertad se hace cada vez más chiquita en el cuadro. Es la historia del regreso de una familia desde una Norteamérica en plena Gran Depresión, a una Irlanda absolutamente pauperizada. Y es la historia de un útero, también. ¡Ay, si el feminismo dejara de rascar la superficie! He aquí a Emily Watson y sus ojos transparentes como los de Mónica, que me dice "El útero, de una manera o de otra, termina cagándote la vida. Tiene más filos que una Victorinox". El útero no opera a favor de nadie, y eso es verdad. En el film de Parker, Ángela es el pilar y la fuerza. Qué bien lo hace, Emily.
Quienes hayan visto "The Commitments" recordarán algunos escenarios de esta Irlanda húmeda, fría y muy azul, llena de gente que hace fuerzas para reírse y que bebe más de lo que debiera, como Malachy (Robert Carlyle).
Y es así: palos porque bogas, etc. Gataflorismo ante una búsqueda estética que terminamos imitando mal. Que ésto es muy directo, que aquello muy superficial, y la mejor de todas, reprocharle a Alan Parker que se le pague bien por su trabajo.
Personalmente no me creo el tango del artista que se regodea en su pobreza y en la escasez: Cuando hay talento se hacen cosas hermosas. Cuando además de talento hay medios, se hacen maravillas. Y no sé yo si "Angela's Ashes" es una maravilla. No lo creo. Sí creo que es buen cine de Alan Parker y a mí me basta y me sobra para pasármelo bien.
Abrazos

Sunday, March 25, 2012

"Someone nice". ("In Bruges", Martin McDonagh, 2008)

Prescindamos del contexto: No había aire acondicionado en la sala y yo creía en cosas en las que ya no creo.
Ken (Brendan Gleeson) y Ray (Collin Farrell) son dos asesinos que se ven forzados a esconderse por un tiempo en una de las ciudades más bellas de Europa. Se ven forzados por las circunstancias, pero ante todo por su jefe, Harry (Ralph Fiennes), quien estuvo en Brujas muchos años atrás y a quien le parece el mejor lugar del mundo para que uno pase sus últimos días.
Porque el caso es que Ken debe traicionar a Ray.
"Escondidos en Brujas" es una joya y una belleza, por donde se la mire. Aquellos que no se hayan convencido del inmenso actor que es Farrell, deberían verla. Fiennes y Gleeson no se quedan atrás, y conforman un trío genial. Eso gracias al guión ágil, al humor, a la cámara fluida y a un montaje que no te da respiro. Y a la música. Es una tragedia magnífica y, como tal, te hace reir de todas y cada una de las miserias que se muestran. Y te hace pensar que ser fiel a tus principios bien puede llevarte a la muerte seguida del inmediato olvido. Y que a veces tus principios no te dejan otra salida que el suicidio. Todo depende de lo rígido que seas y de lo consecuente que quieras ser, claro. El resultado es exactamente el mismo, con lo cual mientras estés escondido en Brujas, bien podés dedicarte a mirar la ciudad, beber cerveza e intentar seducir a la rubia, porque el balazo final te espera de todos modos. Y viene sin aviso, y de donde menos te lo esperás.
A propósito: Es en Bélgica.

Tuesday, March 20, 2012

"Tenía catorce cuando me asesinaron." ("The Lovely bones" - Peter Jackson - 2011)

Peter Jackson es muy bueno, aunque nos haya hecho dormir con la obsesión de filmar "El señor de los anillos" tal cual como es en los tres libros. Eso y el hecho de que más de tres llaman "Aragorn" al actor Viggo Mortensen. Qué le vamos a hacer.


Vamos a hablar de "Desde mi cielo", un thriller muchísimo menos pretencioso que la trilogía precitada, y sin los huecos argumenatales de la misma (que son de Tolkien, ya sabemos).
Sussie Salmon (Saoirse Ronan) ha sido asesinada. Ha sido atacada con método y planificación meticulosa, ha sufrido mucho antes de morir, y lo peor es que sigue sufriendo después, porque no puede descansar hasta que no se haya hecho justicia. Como tantos de nosotros.
Pero lo inevitable sólo puede demorarse un poquito, y Sussie va a tener que irse, cosa que sabemos desde un principio. En el medio, va a tratar de mover los hilos para que su asesino tenga lo que se merece. Y los hechos no harán sino demostrar lo injusta que es la llegada de la justicia.
Stanley Tucci, brillante villano. Mark Whalberg, conmovedor papá. Rachel Weisz... bellísima y sufriente mamá. Ese tesoro que es Saoirse Ronan. Y la cámara, la cámara fluida de Peter Jackson: el oficio, la perspectiva, la narración por los ojos, Jackson hace de "Desde mi cielo" un thriller hermoso de ver, bonito de recordar. ¿Nos cansaremos alguna vez de ver la escena de la casita de muñecas? Yo, creo que no.
Hay que decir, en favor de Jackson, que también ha dirigido "Heavenly creatures", "Bad taste" y "The frighteners". "The lovely bones" está más cerca de "Heavenly creatures" que de la saga Tolkieniana, digo para que no se la vayan a perder creyendo que van a ser testigos de absurdas ergumentaciones élficas que pasan por enigmáticas.
Abrazos