Buscar en Inculto

Friday, December 23, 2011

"Don't say that word to me. 'Whatever'. It's such a capitulation." ("In Treatment")


No es sólo plano, contraplano, plano general. Llega hasta las mismísimas tripas. Pone todo en duda. Es decir, quiero decir: es plano, contraplano y plano general. Pero además están los diálogos y los gestos. Se sufre mucho.
Todos los que hemos estado alguna vez en el sillón del terapeuta, como decís.
No es "Lost", no es "CSI", es otra cosa muy diferente. Decisiones estéticas (ambientación y vestuario) arriesgadísimas hoy por hoy. "In treatment" se apoya en una estructura intelectual (da por sentadas muchísimas cosas), en un nivel de lenguaje, en un diálogo yámbico, en un conjunto complejísimo de símbolos. No es fácil de digerir, porque además se sufre mucho.
Pero bueno, si estás lo suficientemente loco como para haber estado (como decís) en el sillón del terapeuta, te va a encantar "In Treatment".
¿Ya la había comentado?. Bueno. "Whatever".
(Sí: "Whatever" es una capitulación.)
Abrazos.

Monday, December 12, 2011

"Maybe you're better off this way" ("Constantine", de Francis Lawrence, 2005)

Lo peor de todo es cuando uno ha recuperado la confianza en el género humano y vuelve a perderla.
Constantine (Keanu Reeves) es un exorcista que está condenado al Infierno. Ha ido y, cuando ha vuelto, se trajo la habilidad de expulsar demonios. Pero haga lo que haga, se esfuerce cuanto se esfuerce por ganar almas para el Cielo, Gabriel (que es mujer y es un ángel y es bella y es Tilda Swinton) se va a encargar de que, cuando le llegue la hora, vaya al Infierno. Porque, suelta de cuerpo, el Ángel dice "No se trata de merecimientos". Y es que Gabriel (que es mujer y es bella y es un ángel) tiene objetivos más altos que el de salvar el alma de un mísero mortal adicto a la nicotina que hace más de lo que humanamente puede. Y si Gabriel (que es un ángel y es Tilda Swinton) tiene que pactar con el Otro para lograr sus altos objetivos, no va a dudar.
Alrededor nuestro hay una lucha constante por nuestras pobres almas (como si algo valieran). De esta lucha no tenemos idea, somos los peones. Pero las ambiciones de Gabriel van a ocasionar un choque de mundos. Esta Gabriel es decidida, todo hay que decirlo. Pero he aquí que Constantine conoce a Rachel Weisz. Y si uno anda de la mano de Rachel Weisz, bien puede darse el lujo de aspirar al Cielo.
"Constantine" es una de terror. Con efectos cgi muy bien logrados y muy oportunos, y con caracteres digitales muy originales y creativos. Y una banda sonora fantástica. Es una muy buena peli pochoclero-dominguera, además. Peter Stormare compone a un Satán impresionante, que camina con pies de brea hirviente. Una maravilla. Tanto así que voy a verla con Camila este fin de semana, porque ya se merece entrar en este mundo maravilloso del horror cinematográfico. Camila, todo hay que decirlo, es muchísimo más valiente que Gabriel. Y el triple de cínica. Bien por mí.
Valor agregado: gracias a "Constantine" vine a dar con una de las mejores bandas que escuché en mi vida: "A Perfect Circle". En la peli aparece la canción "Passive", que aquí enlazo en la versión que buenamente he podido arreglar hoy, esta vez sin MIDI, sólo con guitarras y máquina de ritmo. Ojalá les guste a los que leen.
http://adolf0.opendrive.com/files/52647362_N5XA2_79ec/Passive.MP3
Abrazos

Thursday, December 8, 2011

"A tiger is a tiger, not a lamb, mein Herr" ("Cabaret", Bob Fosse, 1972)

Un Imperio se está gestando. La República de Weimar se derrumba, el Tratado de Versalles fue tan pero tan injusto que desencadenó esas cosas entre otras cosas (Véase "Max", de Menno Meyjes, en este rinconcito).
A Sally Bowles estas cosas geopolíticas le importan un carajo. Canta y baila en un cabaret berlinés y está al margen de todo dilema moral. Puede derrumbarse todo, pueden romperse cristales y amores, pueden romperse corazones y pudrirse hígados, no importa. Al final y al cabo, la vida es un cabaret: come, taste the wine, come hear the band. Hay que hacer como Elsie, el cadáver más feliz que jamás vi. Y pienso en Elsie hasta ahora mismo. ¿Qué hacés ahí, solito en tu habitación?
Si bien cada cuadro es una foto maravillosa, si bien la luz es magistral, si bien la cara de Sally (Liza Minnelly) pasando de las lágrimas a la risa en un guiño es un milagro, debo decir que lo mejor de todo es el trabajo de montaje. Véase el número de "Mein Herr", véase el número de "Money".
Para el caso véase uno de los musicales más bellos, mejor filmados, mejor actuados de la historia del cine que los míseros mortales pagamos por ver.
Y admitamos que desde la cuna a la tumba no hay una estadía muy larga.
Abrazos

Tuesday, December 6, 2011

"You look so sad..! It looks good on you." ("In Treatment")

Paul (Gabrirl Byrne) es un terapeuta. Lo que vamos ver son las sesiones de terapia psicológica con distintos (muy distintos) pacientes. Vamos a pasarlo bien.
Cada capítulo de la serie "In treatment" ("En terapia", según la traducción para Latinoamérica) dura media hora y consiste en un diálogo entre terapeuta y paciente. Cada capítulo te va a sorprender, no siempre de manera agradable. Es muy probable que te identifiques, porque las actuaciones son tan buenas y el guión está tan bien escrito que asusta. El trabajo de Byrne ("The usual suspects") es increíble. Todo respira autenticidad.
Patricia me dijo que la viera. Me dijo, en la Cinemateca (dónde si no podríamos haber conversado tan largo y tan bonito), "Es plano, contraplano y plano general." Y es eso, básicamente. Eso y la conversación y los gestos y todo eso que hacen los artistas que están delante y detrás de las cámaras, y escribiendo un guión y eligiendo a los protagonistas, brillantes todos.
El primer capítulo te va a atrapar, te va a parecer corto y vas a querer más. Lo he vuelto a ver y todo duele, porque vivir es también dolor y me muero de ganas.
Patricia me hizo otro regalo, como cuando me dijo "Dexter te va a encantar." Gracias por eso y por todo lo que me has regalado. Si puedo soportar el primer capítulo de "In treatment" es porque recuerdo tu vodka con limón, mi gin tonic, las caras de los demás viendo cómo nos reímos, preguntándose de qué nos reímos, sin saber que nos reímos de vayamos a saber qué.
Besosmil.

Monday, December 5, 2011

"Deje de sufrir como un idiota. Los idiotas sufrimos por demasiado tiempo". (Pablov - ¿Sueñan los Androides?)

Hoy he resucitado.
Hay que ver "Blade Runner" y hay que leer "Ubik" de Philip K. Dick.
Los androides sueñan con tomar una mano bellísima al final de la cena. Los humanos nos afanamos por hacerlo.
Algunos tenemos demasiada suerte.

Saturday, December 3, 2011

Madeleine

La mujer más hermosa del Universo se llama Madeleine Stowe.
Yo no sé qué es lo que la hace tan hermosa. Tengo para mí que es el hecho de que, todos los días, creo que puedo cruzarme con Madeleine en la calle, en el metro, en un pasillo. Creo que entonces podría morirme de amor con la esperanza de que me viera con esos ojazos dulces, y entonces (creo) podría decirle "dame la mano". Creo que me daría la mano y creo que todo habría valido la pena.
La mirada de Madeleine duele de tan profunda.
La sonrisa de Madeleine duele de tan bella.
La he visto en "El último Mohicano" y en "Unlawful entry". Y en "Ciudad de Ángeles" ("Short cuts", de Robert Altman, la primera película coral que ví, una maravilla). Y la he visto en "La hija del General" y en "Doce monos" y en pocas otras más, qué desgracia. Porque es el caso que no es una gran actriz como Julianne o como Laura Linney, que son hermosas, pero no son La Hermosura, como sí lo es Madeleine.
Debería haber filmado más, Madeleine. Debería estar más a mano. Deberían estar más cerquita esos ojitos, esos ojazos negros como el Infierno.
Pero no hay más Infierno que la Nada, y para el caso, Madeleine está en todos los ojos, así que bienvenida sea, al menos, la Oscuridad.
Abrazos.