Buscar en Inculto

Friday, October 21, 2011

Off-topic:"Y te digo: En Octubre, ganamos lejos" (Norberto Galasso)

El vestido era necesario para marcar el contrapunto. Ella bailaba dentro del vestido, y el vestido la seguía.
Cómo me animé, cómo me acerqué, cómo terminé hablando con ella, no sé. Ni idea, tengo ahora que estoy aquí a punto. A punto.
El vestido era azul, me parece. Azul a la luz nocturna que proyectaban decenas (seguro que decenas) de focos desde ángulos diversos, con diversas intensidades. Y bailaba, ella. Y de algún modo terminé yendo con ella en el taxi, y terminé arrancándole tres promesas:
"Quiero tener una charla sobria con vos".
"Quiero escribir una poesía con vos".
"Quiero ir a un concierto con vos".

Nos encontramos a la luz del mediodía en un bar de jugos naturales, el domingo. Bailaban ahora las palabras, y la mirada las seguía, atenta. Esa mirada que de vez en cuando devolvía, esa mirada que hablaba a contrapunto de las palabras. Seguía bailando, al hablar.

Escribimos una línea cada uno, en la servilleta (Can I have a napkin?). Una línea de ella concentrada, y se iba concentrando y el producto fue bello.

"Esta noche está Vicentico en el Luna Park", dijo.

Y ahora voy a ver la reposición de la tercera temporada de "Dexter".
Una maravilla.

Saturday, October 8, 2011

Fool, fool ("Fright Night", las dos. Y una canción.)

Hint of the century.
La primera película que recuerdo haber visto en un cine fue una peli de terror.
Recuerdo el olor a cine: es el olor de ir entre los abrigos de mamá y papá, caminando por una Buenos Aires húmeda y fría, muy muy fría. Pero el olor a cine, el calor del cine, la perspectiva de ir al cine, el abrigo del cine son al frío y a la soledad lo que la estaca en el corazón es al vampiro.

Vimos este poster en la puerta del cine Estornell, con mi amigo Eduardo, una tarde que nos escapamos de la escuela (Camila, si ves ésto un día, escaparse de la escuela no está bien). Y por supuesto, entramos. Seguramente me invitó Eduardo, porque en casa no había ni para fotocopias, y Eduardo me invitaba fotocopias y cine.
"Fright Night" se llamaba "La hora del espanto" en Argentina. Un muy buen título: Es el título del programa que el protagonista del film, Charley Brewster, veía con quizás demasiada asiduidad. Tanto que el terror clase B lo hacían pasar de la belleza de su noviecita. Hoy, por casualidad, volví a ver a Mónica.
En una época de vampiros decaf, debía regresar "Fright Night". Esta vez se llama "Noche de miedo", y se ocupa de rellenar los agujeros argumentales del clásico que siempre amaré. En vez de Chris Sarandon está Colin Farrell, que digan lo que digan es un inmenso actor. Está la fantástica Toni Collete ("Muriel's Wedding") como la mamá de Charley. Y hay una noviecita. Hoy, por casualidad, volví a ver a Mónica.

Cuando vi este poster, que no le llega a los talones al anterior, llamé a Eduardo. Esta vez lo invité yo, porque ahora puedo. Ahora le he devuelto "Fright Night" en 3D, su primera peli en 3D, porque ahora puedo.
El mundo es redondo. El vampiro es sagrado. "Fright Night" debe verse y se debía esta remake.
Le debía a Eduardo esta invitación y, Patricia, creéme que soy todo lo feliz que puedo.

http://adolf0.opendrive.com/files/48126259_mEY0c/Losing.mp3
Abrazos.