Buscar en Inculto

Wednesday, February 16, 2011

Quemá esas cartas, Ludwig ("Immortal Beloved", Bernard Rose, 1994)

Desde el punto de vista estrictamente cinematográfico, "Amada Inmortal" es un biopic sobre Beethoven que adolesce de todos los lugares comunes del género: Toma fragmentos de la música y va contando una historia que podría ser, o no, la del compositor alemán. La crítica ya se encargó de destrozarla y tendrá sus razones. Personalmente, yo vi otra cosa.
Ludwig (Gary Oldman) espera a su amada para un encuentro furtivo en un hotel. Pero, claro, la misteriosa señora no se presenta y esto desata la ira y la impotencia del caballero, que luego de dar rienda suelta a una violencia muy típica de estrella de rock (destroza la habitación del hotel), decide dejarle a la dama una carta. La carta es encontrada muchos años después entre las pertenencias del propio remitente: La Amada Inmortal jamás la recibió. El albacea Schindler(Jeroen Krabbé) decide hacer una entrega tardía de la misiva, pero se encuentra con el problema de averiguar quién es la señora. Para eso deberá visitar a las mujeres que pasaron por la vida de Ludwig, y en el testimonio de cada una irá descubriendo una historia signada por los desencuentros y las frustraciones. Bellísima Isabella Rosellini, hermosa Valeria Golino, entre otras.
"Amada Inmortal" es una película entretenida que no pretende más que ser una especie de thriller policial que consiste en descubrir quién es la chica misteriosa. No juega ni pretende jugar a ser una biografía de Beethoven (andá a hacerle entender eso a la crítica). Se reserva el derecho de dar golpes de efecto maravillosos, de torcer caminos, de complicar las cosas.
Gary Oldman está siempre, siempre brillante (pronto le dedicaremos una maratón). Desde la absolutamente perfecta "Romeo is bleeding", hasta su magnífico Drácula, pasando por su desfigurado Mason Verger en la retorcida "Hannibal"... Oldman es el Beethoven iracundo y venenoso de "Amada Inmortal". Un comentario aparte para la excelente Johanna Ter Steege. Qué buena actriz por Dios.
Por lo demás, la escena que aquí les dejo es una muestra cabal de lo que es la película. El segmento de la Novena Sinfonía conocido como "Himno a la Alegría" interpretado como la huida de un niño abusado que sólo quiere ahogarse entre las estrellas.
http://www.youtube.com/watch?v=7qWbcosJdtU
Buscar buena compañía para verla. Si no se logra convencer a nadie, considerar entonces lo solito que debió sentirse el Ludwig de Rose en aquel hotel, e intentar ser bueno con él, alcanzarlo, darle un abrazo.

Monday, February 7, 2011

Hoy recomienda Mauricio - "El hombre de al lado" (Duprat y Cohn)

En los créditos finales de "El Hombre de al lado" descubrimos que ésta película nació como un proyecto para cortometraje, pero su guión es tan potente que derivó en lo que era inevitable, un largometraje que en tono de comedia negra nos intimida, nos abofetea y nos saca por un momento de nuestra cómoda posición de espectadores. Sin duda que no es sólo el guión el que hace de éste un gran filme. Los roles genialmente puestos para Rafael Spregelburd y especialmente Daniel Aráoz resultan soberbios.
Las imágenes iniciales (no se preocupen, no viene spoiler) ya nos muestran que se viene algo importante. 2 mundos opuestos, el blanco y el negro que se cruzan, se mezclan, se devuelven y se vuelven a cruzar. El espectador tiende a empatizar, como en un partido de fútbol en donde no hay sentimientos involucrados, con el más débil, pero acá no está claro cual es éste. Aráoz interpreta un personaje tan querible como aparentemente sensato es el de Spregelburd. La sensatez juega un rol preponderante en el desarrollo de los personajes. Con el correr de los minutos nos vamos involucrando cada vez más con uno y detestando al otro, pero es una rabia que podría transformarse en piedad. Casi solapadamente pasa el importantísimo papel de la hija de Leonardo (personaje de Spregelburd).
Diseño, Le Corbusier, La Plata, son el telón de fondo de ésta gran obra. Véanla con sus vecinos.
Un abrazo.