Buscar en Inculto

Thursday, January 20, 2011

Música de Incultos: Talibán del rocanrol

Y entonces viene mi hermano y me presta este CD de "Las Pelotas", con esa cara que suele poner (de chiquito lo conozco) de "Escuchá ésto. Desburráte."
Y yo voy y me lo escucho.
(A simple vista puedes ver.)
Cualquier cosa es rocanrol. Cualquier cosa. Es evidente que estoy viejo e intolerante y que no sé, porque de otra manera no se explica que haya vuelto a "Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones", y a conmoverme con "Música de fondo para cualquier fiesta animada". Y a saltar de ahí a Serú Girán, lo más precioso que ha dado el rock de este lado de Greenwich. Tal vez me equivoque, porque no sé.
Pero sí hay algo que sé.
(Pensando en el alma que piensa.)
Charly García decidió, creo yo que en su disco "Clics modernos", casarse con la batería electrónica y probar las mieles del pop, para hacer lo que tenía ganas de hacer, que es lo que hacen los artistas. Eso no quita que lo más profundo, complejo y exquisito de su producción haya estado entre este tercer disco de Sui Generis y el primero solista. En el medio, esa tremenda banda que fue Serú. Cuando por allí se apostaba por el bacalao repetitivo y por aquí por la alegría mundialista, vienen estos gigantes a hacer y a decir nada menos que la "Canción de Alicia en el Pais". Ruina sobre ruina. Se me ponen de punta los pelos de la peluca telefónica.
¿Qué músico hace lo que hizo Charly, con el desparpajo y la deliciosa inocencia de la que sólo es dueño el rock? Eran otros tiempos, me digo. Hace falta una época para parir un artista, quizás. Tanto no sé. Pero sí sé una cosa.
(Yo puedo compaginar la inocencia con la piel.)
El disco de "Las Pelotas" comienza con la canción "Personalmente", que personalmente me suena chillout (perdón, Silvio, pero es así), y que personalmente me dan ganas de apagar en cuanto dice "todo es oro, todo es sal". Pero bueno, Charly nos justifica y nos da permiso, porque mientras miraba las nuevas olas , nacían el Wadu-wadu de Virus, el Temblor de Soda Stereo, el hociquito de los Ratones Paranoicos, y así y así hasta que lo que hacía la Bersuit era rock. Y ahora Calle 13 resulta que es rocanrol, así como eso que hace Vicentico con la garganta, que le dicen cantar ¿Será como yo lo imagino, o será un mundo feliz? No sé.
Pero hay algo que sí sé.
A ver. Esto quiere ser un blog sobre cine y entonces recomiendo la peli "Adios Sui Generis", que viene a ser el principio de la revolución. Y todos los videos de Serú Girán. He cumplido.
No me olvido de Los Redondos, no me olvido de Divididos. Digo que hay artistas gigantescos que transitan por donde quieren con una autoridad y una actitud grácil, ganada a fuerza de talento, valentía y ego. Eso y no otra cosa es Charly García. Otros habrá, y estaré siendo injusto. Me disculpo porque no sé.
Pero hay una cosa que sé y es ésto que dicen que dijo Pete Towshend:
"Si grita pidiendo verdad en lugar de auxilio, si se compromete con un coraje que no está seguro de poseer, si se pone de pie para señalar algo que está mal pero no pide sangre para remediarlo, entonces es rock and roll"
Lo demás, todo lo demás, debe ser otra cosa.
Abrazos

Tuesday, January 4, 2011

Cómo nos cambia el dinero ("A simple plan", Sam Raimi)

Convengamos en una serie de cosas. Primero, es mejor tener que no tener. Segundo, Bill Paxton es muy buen actor (Véanse sus intervenciones en "The last supper", "Aliens", "Apollo XIII"... por no hablar de lo bien que lo hace en la serie "Big love".) De Billy Bob Thornton ni hablemos. Tercero, la "clase B" ("serie B") es una usina de buenos cineastas: buenas historias, buen manejo de la cámara y las luces, buena dirección de actores y, por sobre todo, una enorme capacidad para  la transgresión. De todo ésto hace gala Sam Raimi ("Evil dead", "Army of darkness") en "A simple plan" ("Un plan simple" o "Un plan sencillo", según se esté de un lado o del otro del Atlántico).
Raimi cuenta una historia con la que todos hemos fantaseado y que encierra un problema moral más bien de Perogrullo: Nos encontramos un montón de dinero. ¿Cómo transforma eso nuestras vidas? Aquí Raimi cuenta la historia de dos hermanos y de un joven matrimonio a los que le sucede precisamente eso: se encuentran con unos cuantos millones de billetes verdes en un avión estrellado. Lo quieran o no, lo dejen o lo tomen, todo va a ser diferente de aquí en adelante.
Bridget Fonda no es santa de mi devoción pero aquí, como en "Jackie Brown", resulta convincente. Thornton es genial. No sé cuál de los dos hermanos es más complejo, pero la dupla Thornton-Paxton es una maravilla. Las situaciones y las complicaciones de la trama son hasta cierto punto predecibles, pero allí justamente reside la gracia de la historia. Es como si fueran cumpliéndose nuestras propias profecías, pero de manera inesperada. A tal punto que deseamos desesperadamente estar en la piel de Hank (Bill Paxton) para torcer sus actos, siempre, siempre a posteriori. Raimi narra la historia (una excelente historia de familia) como un cuento de hadas: el monstruo va a aparecer y lo sabemos. Igual, estamos encantados. E igual el corazón nos da un vuelco cuando lo vemos en el espejo, aunque sepamos que siempre estuvo muy cerca nuestro.
De eso se trata "A simple plan", porque en el fondo es una película de  monstruos. Como que es de Sam Raimi.
Y, como en nuestras fantasías, todo se vuelve una pesadilla. Y queremos no haber encontrado el dinero, y queremos deshacer lo irremediable, y deseamos regresar al punto en el que tomamos la primera decisión equivocada, porque al fin y al cabo lo importante son los afectos y la familia y nuestra triste y simple vidita apenas burguesa.
Una peli muy, muy buena, señoras y señores.
Abrazos